Top bar

Se encuentra usted aquí

chat bot

Banner boletin

Trámites y servicios

Tramites y servicios menu secundario

CNV y Gas Domiciliarios

La Superindustria analiza la importancia de cumplir los requisitos contenidos en el reglamento técnico aplicable a Estaciones de Servicio que suministran Gas Natural Comprimido para Uso Vehicular -GNCV-.

La Delegatura para el Control y Verificación de Reglamentos Técnicos y Metrología Legal confirmó la sanción impuesta a la sociedad propietaria de la EDS SAGAS CORUÑA ubicada en la ciudad de Bogotá D.C., al encontrar que dicha estación abasteció de gas combustible a dos vehículos con un dispositivo “CHIP” que no les correspondía. Además, quedó probado que la sancionada suministró GNCV superando las presiones máximas de llenado que deben estar en el rango de 201.67 bar a 212.01 bar.

La sancionada afirmó que uno de los incumplimientos en el suministro de GNCV se debió a culpa exclusiva de uno de sus trabajadores, pues estaba realizando “tanqueos” de forma irregular. No obstante, lo anterior, y luego de analizar el acervo probatorio obrante en el expediente, el Despacho confirmó que la responsabilidad recae sobre la propietaria de la EDS, pues a la sancionada le asiste el deber de vigilancia sobre sus empleados, en razón de su relación de cuidado, dependencia o subordinación –culpa in eligendo o culpa invigilando, y que constituye responsabilidad propia del empleador. Adicionalmente, la Delegatura confirmó que se estaba suministrando GNVC por encima de los rangos máximos de presión que establece el ordinal (vii) del numeral 4.5.2 del artículo 1° del Reglamento Técnico de Estaciones de Servicio GNCV.

Así las cosas, es importante recalcar que el incumplimiento evidenciado puso en riesgo la vida y seguridad de los usuarios, en la medida en que no se garantizó que los vehículos a los que se les suministró GNCV hayan cumplido con las revisiones periódicas a las que están obligados. Adicionalmente, se evidenció que el suministro de GNCV se realizó con una presión de llenado superior al máximo permitido por el reglamento, situación que se traduce en un riesgo para el consumidor y aquellas personas que se encuentran en la estación.