Superintendencia de Industria y Comercio

Top bar

Logo gov.co

Se encuentra usted aquí

chat bot

Tramites y servicios menu secundario

El Diseño Industrial: el desconocido As bajo la manga de los empresarios

Imagen contiene fotografía del interior vacío de un vagón de tren
Por: Manuel Guerrero Gaitán Ph.D

Al hablar de derechos de propiedad intelectual usualmente nos viene a la mente derechos como las marcas o incluso las patentes, sin embargo, existe una categoría que tiene elementos de estas dos figuras, pero con unas particularidades que la hacen de extrema utilidad en el mercado. Estamos hablando de los diseños industriales.

Lo primero que tenemos que decir es que el concepto legal de diseño de autor puede diferir un poco del alcance que se usualmente se le da a esta expresión, ya que la ley, en este caso la Decisión 486 de 2000, establece que el diseño industrial protege la apariencia particular de un producto, mas no su funcionalidad, la cual pertenece al ámbito de las patentes.

Habiendo hecho la anterior aclaración, hablemos ahora de la importancia que tiene el diseño industrial en la economía actual. Existe una amplísima variedad de segmentos de mercado en donde el diseño particular de un objeto es determinante para que el consumidor tome la decisión de compra. Pensemos en, solo para poner un ejemplo, en el mercado de los muebles para el hogar y oficina. Si bien en ese segmento existen desarrollos dirigidos a mejorar la distribución de espacios, ergonomía y funcionalidad de los muebles (los cuales como dijimos podrían ser protegidos por vía de patentes), la gran mayoría de veces la decisión de compra de un consumidor se ve directamente determinada por la apariencia particular de los mismos, con lo cual, tener la posibilidad de proteger una forma o una apariencia para que nadie más pueda usarla constituye un ventaja competitiva nada despreciable.

Otro ejemplo lo podemos encontrar en la industria de la moda, donde no solamente las prendas, sino también los accesorios, como la joyería o el calzado son productos cuya aceptación en el mercado por parte de los consumidores está enormemente determinada por su apariencia exterior.

Precisamente el tipo de productos a los que va dirigido hace que la categoría del diseño industrial posea particularidades que lo diferencian tanto de las marcas como de las patentes. En primer lugar, debemos hablar de la duración del trámite, ya que en materia de diseños industriales los tiempos desde la solicitud hasta la concesión pueden ser notablemente cortos (incluso 4 meses), en función de la rapidez que necesitan los solicitantes para proteger su producto y ponerlo en el mercado. De igual manera, los costos, tanto tasas oficiales, como los honorarios de los profesionales que asesoran en la adquisición de la protección, son ostensible más bajos en relación con otras categorías. Estos dos factores hacen de la figura del diseño industrial una extraordinaria herramienta para incrementar la competitividad en el mercado.

Relevancia internacional

Anteriormente anotábamos que la figura del diseño industrial puede tener una inusitada relevancia en el mercado mundial; pues bien, uno de los casos más recordados en los últimos años en los círculos comerciales y en la propiedad intelectual en general fue el de Apple contra Samsung en donde no solamente estaban en juego patentes, sino precisamente el diseño industrial sobre la forma del iPhone1.

La batalla legal se extendió por 9 países con más de 19 acciones durante más de 8 años. No obstante, uno de los escenarios paradigmáticos de esta batalla fue Estados Unidos. Recordemos que en los Estados Unidos la categoría de la patente de diseño equivale a nuestra figura del diseño industrial con algunas diferencias. Al final de la controversia Samsung fue condenado al pago de más de 5302 millones de dólares solo por la infracción a las patentes de diseño de Apple, poniendo en evidencia la importancia manifiesta que presenta el diseño de un producto y las ventajas competitivas que trae a una empresa tener la posibilidad de impedir a un competidor la reproducción total o parcial del mismo.

Caso de éxito en Colombia

En este orden de ideas, corresponde ahora echar un vistazo al escenario nacional con un caso que ha presentado un innovador modelo de negocios construido sobre un desarrollo protegido por un diseño industrial.

La Fuerza Aérea Colombiana desarrolló un camuflado con una particular apariencia para ser incorporado en los uniformes y otros artículos dedicados a los hombres de la fuerza, el cual protegió mediante la figura del diseño industrial ante la Superintendencia de Industria y Comercio. Tiempo después, diferentes empresas privadas, viendo el reconocimiento y aceptación que tenía dentro del público en general, y no solamente dentro del personal militar, el diseño del camuflado, decidieron incorporarlo en una gran variedad de artículos, desde cuadernos, hasta computadores personales.

Ya que uno de los derechos que concede un diseño industrial es la posibilidad de impedir que terceros comercialicen los productos que lo incorporen, después de una corta negociación, que incluyó una gran dosis de buena voluntad de las partes y la explicación de la importancia del respeto a los derechos de propiedad intelectual, se llegó a sendos acuerdos de licencia que representan un ingreso para la fuerza y una oportunidad de negocio para las empresas.

Este caso nos deja dos enseñanzas importantes, la primera relacionada con la figura del diseño industrial, el cual, como se desprende de lo aquí comentado, puede ser incluso bidimensional. La segunda, un conflicto que involucre un derecho de propiedad intelectual puede solucionarse de forma amistosa haciendo que las dos partes tengan beneficios a través de figuras como la licencia.

Adhesión al sistema internacional

Aunque hemos hablado de las ventajas de la figura del diseño industrial, es importante señalar que al igual que la mayoría de los derechos de propiedad industrial el principio de la territorialidad afecta directamente al diseño, es decir, si se quiere obtener el derecho en varios países será necesario realizar un trámite administrativo ante las respectivas oficinas de propiedad industrial de cada uno de los países en los cuales se quiere la protección.

Con el fin de facilitar los trámites internacionales de protección del diseño industrial existe el Arreglo de La Haya relativo al registro internacional de dibujos y modelos industriales3, que trae a los nacionales de los países miembros ostensibles ventajas, tales como la posibilidad de presentar varios diseños en una sola solicitud (hasta 100 diseños).

La posible adhesión de Colombia a este instrumento internacional administrado por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) podría tener un efecto potenciador de la figura del diseño industrial expresado en un mayor interés de los empresarios y diseñadores colombianos para conocer y aprovechar esta figura.

Referencias

1 https://www.inquartik.com/blog/case-design-patent-infringement-smartphone-industry/
2Las patentes de diseño en Estados Unidos objeto de la controversia fueron los No. D618,677 (“D’677 patent”), D593,087 (“D’087 patent”), y D604,305 (“D’305 patent”).
3https://www.wipo.int/treaties/es/registration/hague/