Top bar

Se encuentra usted aquí

chat bot

Trámites y servicios

Tramites y servicios menu secundario

La respiración es una función imprescindible para la vida de los seres humanos

La respiración es una función imprescindible para la vida de los seres humanos

Riesgo de asfixia en actividades rutinarias

La respiración es el proceso natural que permite inhalar aire para almacenar algunos de sus elementos y luego expulsarlo. La interrupción temporal o definitiva de la respiración se conoce como asfixia, la cual puede ser causada, entre otros, por el atragantamiento con alimentos, la ingestión de objetos extraños, el ahorcamiento con cuerdas o por el ahogamiento con líquidos. Entre las consecuencias de la asfixia se encuentra la pérdida temporal o permanente de funciones motoras y/o cognitivas, o en el peor de los casos, la muerte.

Existen personas que por su condición especial corren un riesgo elevado de asfixia en cada una de las actividades que desarrollan o a que están expuestas diariamente. Es el caso de los bebés y los niños pequeños, quienes tienen vías respiratorias pequeñas y exploran el mundo poniendo los objetos en su boca 1. Adicionalmente, ellos tienen menos práctica controlando los alimentos en la boca y no tienen molares para triturarlos hasta que se conviertan en una pasta suave. Este riesgo de asfixia por atragantamiento puede ser igual o superior en personas discapacitadas o en adultos mayores, más aún, si es que tienen dificultades para masticar o tragar.

A continuación se ilustran algunas actividades que por cotidianas pasan desapercibidas. Sin embargo, no en pocas ocasiones han sido relacionadas con fallecimientos por asfixia. RECUERDE, LA PREVENCIÓN ES SU ALIADO MÁS IMPORTANTE.

Bañarse: A la hora del baño el niño debe estar vigilado en todo momento. Desatender al niño en la bañera o en la piscina por atender una llamada telefónica o el timbre de la puerta puede ser la diferencia entre la vida o la muerte, aun cuando el niño cuente con sillas, flotadores o mecanismos especiales para evitar el ahogamiento.

Limpieza del hogar: Un caso inesperado de muerte al momento de limpiar el hogar se presenta cuando el niño logra subir al balde del agua que se está utilizando para trapear y cae de cabeza dentro de éste. Debido al tamaño del balde, del niño y a la posición en que cae dentro del balde, al menor le es imposible salirse y muere ahogado en pocos minutos. Lo mismo sucede cuando un niño logra escalar un inodoro o una alberca. Nunca deje objetos que faciliten que un niño los escale.

No deje baldes desatendidos aun cuando contengan muy poca agua. De igual manera, al bajar las cuerdas de los tendederos debe verificar que los niños no se encuentren jugando en las inmediaciones, estas cuerdas también se han convertido en una trampa mortal en la que los niños mueren ahorcados.

Mirar por la ventana: Una actividad tan inocente como mirar por la ventana ha cobrado la vida de niños que han quedado enredados en las cuerdas de las persianas que permiten que se hagan un bucle que terminan alrededor del cuello de los niños. Este tipo de ahorcamiento también ha ocurrido cuando las cunas son dejadas cerca a las cuerdas de las persianas o cortinas y los bebés o niños juegan con éstas.

Jugar: Las piezas pequeñas que se desprenden de los juguetes, como la rueda de un carro, el ojo de un oso de peluche o parte de una calcomanía, pueden bloquear las vías respiratorias y causar asfixia, al igual que jugar con una bolsa que se utilizó como empaque del juguete. Las cuerdas utilizadas para jalar un juguete, cuando son demasiado largas también han ocasionado ahorcamientos en bebés y niños pequeños. Procure no dejar solo a los niños que se encuentren en presencia de piezas pequeñas y compre solo juguetes certificados con un sello de seguridad.

Juego en el parque: Algunas prendas de vestir tienen cuerdas para proveer un mejor ajuste en la cintura o en el rostro, como es el caso de las capuchas. Estas cuerdas pueden atorarse en los pasamanos o en los rodaderos y causar asfixia o muerte por estrangulamiento. Lo mismo puede ocurrir con otras prendas de vestir como bufandas o disfraces de súper héroes que tengan capas.

Transportarse: Cuando los niños bajan de los vehículos y cierran las puertas, las mismas cuerdas o prendas que acaban de mencionarse pueden quedar atoradas y arrastran al niño cuando el vehículo se pone en marcha. Las consecuencias pueden limitarse únicamente a golpes y fracturas pero el riesgo de asfixia también se presenta en estos casos.

Juego en el jardín infantil: Nuevamente, la combinación del rodadero y la cuerda utilizada para que una niña portara su carnet estudiantil, fueron la causa de su muerte al quedar la cuerda enredada cuando la niña se deslizaba por el rodadero.

Comer: Se han reportado numerosas muertes relacionadas con diferentes tipos de golosinas que se deslizan fácilmente en la boca de los niños, al igual que comidas como salchichas, frutos secos, mamoncillos, uvas, vegetales crudos, jaleas como la mantequilla de maní y rosetas de maíz entre otros.

En general, cualquier alimento que sea resbaloso y difícil de controlar en la boca, o que su tamaño o consistencia pueda causar bloqueos respiratorios, siempre debe ser administrado en trozos o cantidades pequeñas, en especial a niños menores de cuatro años quienes a su corta edad no dominan la habilidad de masticar, lo que puede llevar a que éstos pueden tratar de tragar los alimentos completos.

Adicionalmente, no se debe promover la risa o hablar mientras se come, ni caminar, jugar o correr con comida o utensilios para comer en la boca. Siempre revise los empaques de las golosinas y siga con cuidado las instrucciones y los avisos de advertencia.

Dormir en el coche de bebé: Dos millones y medio de coches de bebés fueron retirados del mercado por causar la muerte de cuatro bebés que al quedar dormidos se deslizaron y cayeron por un orificio en el cual su cuello quedó atorado impidiendo la respiración. Al adquirir un coche de bebé verifique que éste no contenga orificios en los cuales pueda quedar atrapado su bebé y nunca desatienda a su hijo.

Dormir en la cama con los padres: Compartir la cama es la causa más común de mortalidad en los bebés de menos de 3 meses de edad. Mantenga la cuna de su bebé junto a su cama para que pueda estar cerca de él durante la noche. La Academia Americana de Pediatría (AAP) informa que conviene compartir la habitación con su bebé, pero nunca la cama 2.

Dormir en la cuna: Los colchones que no ajustan perfectamente al tamaño de la cuna o que dejan espacios entre los dos, son otra causa potencial de riesgo de asfixia. Lo mismo ocurre con elementos como protectores acolchados para cunas que no están apropiadamente sujetados o que sueltan hilos en los que el bebé puede enredar su cuello. No coloque en la cuna protectores acolchados, ropa de cama suelta, juguetes ni otros objetos blandos que puedan poner a su bebé en peligro de atrapamiento, estrangulamiento o asfixia. No lo ponga a dormir en una cama de agua, sofá, colchón blando ni otra superficie blanda. Los rieles de camas portátiles no siempre impiden que el bebé ruede y se caiga de la cama, y los bebés pueden quedarse atascados en éstos y ahorcarse.

Halloween: Las máscaras que no están provistas de orificios especialmente diseñados para respirar y que dificultan su retiro de la cabeza por estar sujetas mediante cuerdas que se atan en la nuca del niño, son un peligro inminente de asfixia, lo que igualmente sucede con las cuerdas utilizadas para amarrar las capas de los disfraces de súper héroes al cuello. Siempre verifique que la máscara esté provista de orificios para respirar, que sea de fácil retiro por los niños y prefiera capas que cuenten con sistemas de “retiro fácil”.

En el hogar: Diferentes estudios han demostrado que tres de cada diez niños aspiran o ingieren Cuerpos Extraños (CE), lo que corresponde a una de las principales causas evitables de muerte en menores de 3 años. 

Uno de los estudios presentados fue realizado en los hospitales pediátricos Garrahan, Gutiérrez y Alassia desde enero de 2010 y abril de 2012, en el cual se detectó que la mayor incidencia se presenta en menores de 3 años con el 52,2% de los casos analizados, mientras que el grupo de niños de entre 6 y 14 años representaron el 23,4%. En el 80,3% de los eventos  había un adulto presente en el momento del accidente que ocurrió, mientras el niño comía (48,13%) o jugaba (39,33%).

Los niños de hasta 3 años son las víctimas prevalentes debido a la curiosidad, la exploración del ambiente por medio de la boca, la deglución inmadura, la propensión de los niños a la distracción, a jugar mientras comen y a la falta de capacidad para distinguir objetos comestibles de los que no lo son 3.

La asfixia es la cuarta causa de muerte accidental en niños menores de cinco años, de acuerdo con el New York State Department of Health 4. La Consumer Product Safety Commissions de los Estados Unidos (CPSC por sus siglas en inglés) reporta que alrededor de 15 muertes por asfixia se registran cada año en niños menores de 3 años y advierte: “Los alimentos, juguetes, artículos del hogar y básicamente cualquier cosa que quepa en la boca de tu hijo son riesgos de asfixia potenciales”.

Si usted observa alguno de los signos de asfixia 5 como imposibilidad de hablar, mirada de pánico con los ojos bien abiertos, dificultad para respirar o respiración con ruido, imposibilidad de toser fuerte, piel, labios o uñas que comienzan a tomar una tonalidad azulada o negruzca o pérdida del conocimiento y usted tiene entrenamiento para auxiliar a una víctima de asfixia dándole cinco golpes en la espalda y cinco compresiones torácicas, hágalo de inmediato. Continúe hasta que se expulse el objeto que causa la asfixia y el bebé, niño o la persona pueda toser fuerte, hablar o respirar, o hasta que pierda el conocimiento, en cuyo caso debe requerir ayuda médica especializada. Si no tiene el entrenamiento indicado anteriormente, aplique compresiones abdominales reiteradas (conocida como la maniobra de Heimlich) hasta que se expulse el objeto que causa la asfixia y la persona pueda toser fuerte, hablar o respirar, o hasta que pierda el conocimiento, en cuyo caso debe requerir ayuda médica especializada.

Recuerde. La Superintendencia de Industria y Comercio está atenta y vigilante para que estos accidentes de consumo no ocurran. Si usted tiene conocimiento de un producto que por sus específicas características puede originar un efecto adverso para la salud, la integridad o la vida, en circunstancias normales de utilización, comuníquese con la autoridad inmediatamente. Su denuncia ayuda a salvar vidas.

 

1 Documento de British Columbia y Health LinkBC para prevenir la asfixia en bebés y niños pequeños identificado en la página web www.healthlinkbc.ca/healthfiles/bilingua/spanish/hfile110b-S.pdf
2  Documento de marchofdimes / nacer sano, identificado en la página web   http://nacersano.marchofdimes.org/bebe/sueno-sin-riesgos.aspx
3 Documento de DOCSALUD.COM identificado en la página web http://www.docsalud.com/articulo/3916/tres-de-cada-10-ni%C3%B1os-corre-r...
Documento de LIVESTRONG.COM identificado en la página web http://www.livestrong.com/es/10-mayores-riesgos-info_16204/
5 Documento del DEPARTAMENTO DE SERVICIOS HUMANOS DIVISIÓN DE DISCAPACIDADES DEL DESARROLLO del ESTADO DE NUEVA JERSEY denominado Alerta sobre seguridad y salud Asfixia por atragantamiento, identificado en la página web http://www.state.nj.us/humanservices/ddd/documents/Documents%20for%20Web...