Superintendencia de Industria y Comercio

Top bar

Logo gov.co

Se encuentra usted aquí

chat bot

Tramites y servicios menu secundario

Sabías que


 
 

Se dio a conocer el nuevo inodoro que funciona sin agua

 

El fundador de Microsoft, Bill Gates, mostró en una exhibición celebrada en Beijing, los últimos avances tecnológicos de saneamiento para "reinventar los inodoros": un inodoro que no necesita agua, ni conexión a ningún sistema de depuración para funcionar y que transforma los desechos humanos en fertilizantes.

Según Gates, su uso puede universalizarse gracias a que no necesita conectarse a ningún sistema de saneamiento, no requiere agua y transforma las deposiciones humanas en fertilizantes, reduciendo así el impacto de la falta de higiene en la salud de la población en los países con más necesidades económicas o de falta del recurso hídrico.

Funcionamiento del inodoro sin agua.

Imagen tomada de Sciencealert.com

Funcionamiento del inodoro sin agua.

Imagen tomada de Sciencealert.com

“El inodoro no ha cambiado en más de un siglo, pero una nueva tecnología aplicada a su fabricación podría ayudar a salvar millones de vidas” dijo Gates en su presentación, en la que hizo hincapié en las cerca de 500 mil muertes de niños menores de cinco años que provocan cada año las enfermedades derivadas de la falta de higiene, o los más de 200 mil millones de dólares que se pierden debido a los costes sanitarios derivados de la inexistencia de un saneamiento adecuado.

Algunos de estos retretes están siendo probados en la ciudad sudafricana de Durban: existen los que funcionan con energía solar, mientras que otros son capaces de generar energía a partir de los desechos, e incluso hay prototipos capaces de generar agua limpia que puede usarse de forma segura para lavarse las manos.

Funcionamiento del inodoro sin agua.

Fuente: Linkedin y Bill & Melinda Gates Foundation

 

Los inventos más innovadores de 2018 según la Revista Time

Estamos por terminar el 2018 y esta prestigiosa revista ya sacó su popular ranking con los mejores inventos del año. Ellos evaluaron creatividad, efectividad, originalidad y ambición.

En total fueron “50 invenciones innovadoras que están cambiando la forma en que vivimos, trabajamos, jugamos y pensamos sobre lo que es posible".

En Boletín ruta PI, les contaremos los más revolucionarios:

1. Los lentes inteligentes Aira

Diseñados para ayudar a las personas con debilidad visual. Básicamente, los usuarios pueden hacer streaming en video de sus alrededores, el cual es enviado a un agente que está disponible las 24 horas los siete días de la semana, quien a su vez puede describir los objetos o guiar a los usuarios hacia su destino.

via GIPHY

 


2. Xbox Adaptive Controller

Se trata de un control de videojuegos que permite configurar una experiencia de juego a cualquier persona que tenga algún tipo de limitación de movilidad en brazos o manos, puedan jugar videojuegos. Cabe destacar que en el pasado X018, Microsoft anunció que el control llegará a Latinoamérica el próximo año.

Funcionamiento del inodoro sin agua.

Fuente: XBOX.com

3. CinemaBeam Laser 4K de LG

Es la nueva línea de proyectores, que incluye el primero en su tipo en Ultra HD. Este modelo (HU80KA), a pesar de su compacto diseño, es capaz de generar una pantalla 4K de 150 pulgadas en la pared.

Gracias a su motor en forma de “I” que lo hace más pequeño en comparación con sus competidores, el proyector puede colocarse sobre el suelo o colgarse en el techo sin problema alguno y sin sacrificar la calidad de imagen.

Fuente: lg.com


Imagen contiene: hombre volador

Fuente: All3DP

 

4. El verdadero traje de Iron-Man

¿Han soñado que vuelan? Pues Gravity Industries lo hará realidad. Esta empresa con sede en Londres ha desarrollado el mejor traje volador. Cuenta con 1.050 caballos de fuerza con cinco motores “mini-jet”: dos integrados en unidades en las manos y uno integrado en una especie de mochila. Para las personas con los dones físicos correctos, es fácil volar. "Un gimnasta con el que trabajamos pudo dominarlo en tres intentos", dice el inventor y fundador de la compañía Richard Browning.

5. El Bra inteligente

Las mujeres sufrimos con los brasieres deportivos porque algunos no se ajustan lo que deberían o ajustan demasiado.

Por eso, Danielle Witek inventó PureMove de Reebok que utiliza tecnología de detección de movimiento para adaptarse a los movimientos de una mujer en tiempo real. Cuando el movimiento vigoroso presiona la tela tricotada del sostén, se activa un líquido espesante similar a un gel que hace que la prenda se contraiga y ofrezca soporte adicional. Durante los períodos de actividad ligera o descanso, la tela se estira para un ajuste cómodo y transpirable. 

Fuente: Reebok

6. Guantes de realidad virtual BeBop Sensors

Estos guantes permiten a los usuarios agarrar y manipular objetos digitales como si realmente existieran en la vida real. Gracias a los sensores flexibles integrados en su diseño de tela, los guantes ‘Forte’ – como fueron llamados-, pueden rastrear mejor las manos de los usuarios que otros guantes de realidad virtual (la mayoría de los cuales están diseñados para usos más simples en videojuegos).

Eso se traduce en una precisión mucho mayor al replicar los movimientos de un usuario. Los arquitectos, por ejemplo, ya están usando los guantes Forte para ensamblar modelos VR de sus edificios, lo que facilita ver cómo se verán cuando se construyan en la vida real.

Fuente: TWICE.com

La verdad, fueron muchos los geniales inventos de este año. Si quieres ver los 50 seleccionados por esta importante publicación, puedes verlos en este enlace: http://time.com/collection/best-inventions-2018/


 

Los inventos revolucionarios que nos dejó la Primera Guerra Mundial

Las Guerras, dado su contexto social difícil y por las necesidades que pasaban los soldados en ellas y los ciudadanos en sus casas, hicieron que la inventiva se acelerara. Boletín Ruta PI trae algunos ejemplos.

Aunque no lo crean, las toallas sanitarias vienen de la Primera Guerra Mundial. El responsable de investigaciones de Kimberly-Clark (C-K), Ernst Mahler, y su vicepresidente, James C. Kimberly, habían hecho un recorrido por las plantas de pasta de papel en Alemania, Austria y Escandinavia en 1914. Allí descubrieron un material cinco veces más absorbente que el algodón y que, producido en grandes cantidades, se podía fabricar por la mitad de precio. Por eso se lo llevaron de vuelta a Estados Unidos para comercializarlo.

Cuando Estados Unidos entró en la guerra en 1917 comenzaron a producir el forro de algodón para la vestimenta de los profesionales sanitarios, a un ritmo de unos 150 metros por minuto. Pero las enfermeras de la Cruz Roja en el campo de batalla se dieron cuenta de que ese material tenía otro posible uso durante su regla. De allí salió el nuevo producto llamado Kotex (la abreviatura de "cotton texture", textura de algodón en inglés), se vendió por primera vez al público en octubre de 1920.


Hombres sentados en una letrina

Fuente: Hive Miner
 
Otro invento fueron las lámparas solares. En el invierno de 1918 se estimaba que la mitad de los niños en Berlín sufrían de raquitismo, una enfermedad en la que los huesos se reblandecen y se deforman. Por entonces, la causa exacta era desconocida aunque se asociaba a la pobreza. El doctor Kurt Huldschinsky, notó que sus pacientes estaban muy pálidos. Decidió llevar a cabo un experimento en cuatro de ellos. Les aplicó lámparas de cuarzo y mercurio que emitían luz ultravioleta.

Con el paso del tiempo Hudschinsky notó que los huesos de sus jóvenes pacientes se hacían más fuertes. En mayo de 1919, cuando llegó el sol del verano, les puso también a tomar el sol en la terraza. Cuando fueron publicados, los resultados de su experimento se acogieron con gran entusiasmo. Más tarde la ciencia conoció que la vitamina D es necesaria para la creación del hueso con calcio y este proceso se estimula con la luz ultravioleta.


Como otro dato interesante, les contamos que las cremalleras fueron producto de esta guerra. Desde mediados del siglo XIX varias personas habían estado trabajando en varias combinaciones de ganchos, broches y hebillas para lograr un cierre rápido y fluido de las prendas de ropa que aislara del frío. Fue Gideon Sundback, un sueco que emigró a Estados Unidos, quien dio con la actual fórmula de la cremallera.

Se convirtió en el diseñador jefe de la compañía Universal Fastener Company y concibió el "cierre sin anclaje" (lo que ahora conocemos como cremalleras). El ejército estadounidense los incorporó a sus uniformes y botas, especialmente para las de la marina. Después de la guerra fueron los civiles quienes tomaron este testigo y lo generalizaron en su vestimenta.


Lámpara Solar

Fuente: ugrowu


¿Le gustó este artículo? Suscríbase a nuestro boletín quincenal

* Campos requeridos