Superintendencia de Industria y Comercio

Top bar

Logo gov.co

Se encuentra usted aquí

chat bot

Tramites y servicios menu secundario

El Triseño Industrial: Tres cerebros y un solo diseño verdadero

Por: Freddy Alexander Saavedra Siabatto
Examinador de Diseños Industriales
Dirección de Nuevas Creaciones
SIC

¿Cuál es la respuesta a la pregunta existencial sobre qué fue primero: el huevo o la gallina?, tal vez, lo mismo se pudo preguntar Paul Mac Lean, quien propuso la teoría acerca del “cerebro triúnico” (tres en uno), el primero responde a las necesidades básicas de supervivencia (primitivo), el segundo a las emociones (emocional) y el tercero y último, obedece a un pensamiento racional.

En la prehistoria el Homo Habilis y el Homo Erectus, entre 6 millones y 300 mil años atrás, crearon formas representadas en herramientas para cortar o cavar, armas y edificaciones, utilizando los materiales que la misma naturaleza les proporcionaba, tales como la roca, madera o hueso, todo lo anterior, con el fin de dar solución a una necesidad básica para su supervivencia, alimento, resguardo y protección. Así como diferenciaban las plantas y los frutos buenos de los venenosos por su color y forma, también lo hacían con sus nuevos implementos cotidianos.

Por otra parte, en los tres primeros meses de vida el cerebro de un bebé puede crecer hasta un 64%, y es en esta etapa cuando percibe el contraste entre blanco y negro así como el contorno de los objetos, al igual que sus detalles, por eso distingue la nariz, boca y ojos en las personas. Ya a los cuatro meses, tiene percepción de la profundidad, es decir, la tercera dimensión. En el sexto mes ya reconoce la forma de los objetos; y para su primer cumpleaños el bebé distingue perfectamente los colores y su visión es semejante a la de un adulto. Por esa razón, los regalos cambiaron de sonajeros a celulares (con app de sonajero).

Así las cosas, el hombre se ha relacionado directamente con las formas desde su existencia misma, cuando éste fue consciente del mundo tridimensional que lo rodeaba mientras interactuaba con la diversidad de elementos circundantes, como el sol, el agua, las plantas, la tierra y otros seres, a los cuales les otorgaron cierta simbología (divinidad, poder, vida), la cual aplicaron en herramientas, utensilios, vestuario, accesorios, donde son visibles tales representaciones, como también, acompañaban sus rituales y se convirtieron en códigos de diferenciación entre grupos sociales . Tomemos como ejemplo el oro: su significado o simbología era diferente para cada grupo social, por ejemplo, para los aborígenes muiscas era parte de sus rituales expresado en diferentes objetos, significado muy diferente que le daban los conquistadores españoles.

En este punto, la forma, el objeto, pasó de ser un artefacto primitivo que solucionaba una necesidad, a un elemento de Diseño con un valor (espiritual, sensitivo, sentimental) y adicionalmente, un producto con valor comercial, una cantidad, una calidad, es decir, la racionalización de éste.

Por lo tanto, cuando el Diseño de un objeto comenzó a ser un concepto, a definir un ritual, a diferenciar a quien lo usa, fue el momento en el que el ser humano involucró sus sensaciones, sentimientos, recuerdos, gustos, emociones, por eso, a esta etapa se le podría denominar como la del Diseño Emocional y es la suma de la forma necesaria o primitiva con el gusto.

Es así, como el crecimiento del comercio en el mundo, primero mediante el intercambio de productos de la agricultura (finales del neolítico), seguido del trueque por otros productos como la alfarería y posteriormente con la inclusión de la moneda (otro objeto con valor), sumado a los avances en el transporte y la comunicación extendieron y facilitaron el comercio mundial, permitiendo que el siglo XX fuera uno de los más representativos, bajo el concepto de la globalización y el avance de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC’s).

El Consumidor de Diseño y su conquista

En efecto, el comercio facilitó el intercambio de elementos con Diseño y enriqueció el inventario de formas, creando un Consumidor de Diseño, que es aquel que elige uno entre varios productos del mismo género; cuando el empresario se da cuenta de que su nueva creación no era la única, surge la competencia por conquistar el gusto de ese consumidor, por encima de la funcionalidad del elemento, pero, a su vez, crece el riesgo de que la forma (su creación) fuera reproducida o fabricada por alguien más que sacara provecho de ello y de la labor intelectual que ésta conllevó, en ese momento, nace la protección de la apariencia estética de los productos, por ello, el primer Diseño fue protegido mediante una ordenanza en la ciudad de Lyon (Francia) para el “diseño ornamental de la industria textil”, en el año de 1711, anterior a la ley de marcas (1857).

Para el caso de Colombia, el primer Diseño Registrado (que para la época se denominaba Modelo Industrial al diseño tridimensional y Dibujo Industrial al bidimensional), fue para “Discos superpuestos para la enseñanza de Geografía”, con el certificado Número 1 del 4 de mayo de 1932, a favor del señor Elio Fabio Echeverry de Bogotá y la primera solicitud extranjera registrada en el país fue para un “dibujo para llantas”, con certificado Número 3 del 1 de junio de 1932, a favor de la firma Michelin de Clermont-Ferrand (Francia). En aquel momento, el encargado del registro de los diseños era el Ministerio de Industrias.

En otros países la protección mediante Diseño se remonta a 1787 en Italia e Inglaterra; Estados Unidos (1842); Alemania (1876); y Japón en el año 22 de la Era Meije, es decir, 1888.

esquema de discos para enseñar geografía

“Discos superpuestos para la enseñanza de Geografía”, Elio Fabio Echeverry 1932

Dibujo de textura para llantas Michelin

“Dibujo para llantas” Michelin 1932

De acuerdo con lo anterior, el siglo XX, permitió el crecimiento, desarrollo y consolidación de la industria nacional, prueba de ello son los 2967 diseños industriales solicitados durante dicho tiempo, aunque tan sólo un 25% fueron colombianos. La primera década del siglo XXI materializó en diseños los rápidos cambios mundiales en cuanto a las nuevas tecnologías y nuevas tendencias, de hecho, el 26% fueron diseños relacionados con estos dos tópicos.

La nueva era de protección de diseños

En efecto, la cantidad y la velocidad de los nuevos productos y las tendencias del mercado, hacen que tanto las empresas, como la oficina de registro (Delegatura de Propiedad Industrial-Dirección de Nuevas Creaciones de la Superintendencia de Industria y Comercio), deban responder con eficiencia.

Por ello, en ésta última década, se incrementó en un 51% el número de solicitudes y, a su vez, la SIC disminuyó el tiempo de respuesta de los Diseños Industriales de 22 meses a 4 meses en promedio, convirtiéndose en la oficina más rápida a nivel mundial, entre las que cuentan con examen de novedad o substantivo, cifras conseguidas por la experiencia acumulada, la mejora continua de la mano con la digitalización de todos los documentos entrantes y salientes, así como el avance en tecnología y equipos, todo lo anterior reunido dentro de la construcción e implementación del Sistema de Propiedad Industrial –SIPI-, avances que han sido notorios tanto para propios, como para extranjeros, razón por la cual, el usuario lo percibe como un servicio eficiente, rápido y ha hecho que la proporción de diseños nacionales versus las solicitudes extranjeras ahora sea aproximadamente de 50/50.

Registro de Diseño Industrial

En consecuencia, empresas como Pelanas y Universidades como el Instituto Tecnológico Metropolitano de Medellín, han creído en la protección mediante el Registro de Diseño Industrial, como parte de sus estrategias comerciales y de valor dado a cada nueva creación, para entregarle al mercado un Diseño Protegido que se diferencia de lo existente, enriquece el inventario de formas y le permite al consumidor escoger entre mayor variedad y “apropiarse de ellos” en cuanto al valor que éste le dé o represente para sí mismo, que pueden ser valores tan primitivos como la seguridad (Buque NC2018/0004209 Diseño Registrado por la Corporación colombiana Cotecmar) o que apelan a los sentimientos, emociones y sensaciones como la mascota del equipo de fútbol capitalino Independiente Santa Fe (Muñeco NC2018/0007497).

Buque

Buque

Muñeco de peluche con forma de león

Muñeco

Mini Cancha con forma de banca para jugar micro-fútbol

Banca-Cancha

El Diseño, a su vez, es racional, es aquel que suma lo básico del cerebro humano, con las emociones (gusto o disgusto), pero además, que cumple con ciertos parámetros, tales como, materiales, estructura, costos, ergonomía, responsabilidad con la tierra y social, por lo tanto, pasan de ser un producto que soluciona una necesidad básica (alimentarse) o satisfacer un gusto (zapatos) a convertirse en artículos responsables, tal es el caso del Registro de Diseño denominado “Banca-Cancha” (NC2016/0000576), diseñada por el arquitecto Simón Hosie y apoyada por Carlos Vives y su esposa Claudia Elena Vásquez, como un diseño que hace parte de una iniciativa social “La Callejera” que busca, mediante un proyecto y bajo un Acuerdo Cooperativo suscrito con la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo International USAID, convertirse en “un instrumento que promueve el Fortalecimiento del tejido social y deja capacidades instaladas en las comunidades beneficiarias” (HOY Diario del Magdalena 2018), en “Pescaíto”, emblemático barrio de Santa Marta, hecho famoso por Carlos “El Pibe” Valderrama y el mismo Carlos Vives.

En cuanto al valor o importancia económica del diseño, cabe resaltar casos exitosos como el de Apple (Estados Unidos), cuya empresa, inspirada por la limpieza y simplicidad del diseño de Braun (1958), creó el iPod (2001), del cual vendieron 125.000 unidades en tan sólo dos meses y fue parte de la recuperación económica de la empresa, la que reportó ganancias netas por US$38 millones durante el primer trimestre de 2002.

Reproductor de música Braun T3

Braun T3

iPod clásico

iPod

El “triseño”

El Diseño Industrial es, por tanto, la materialización de las tres partes del cerebro humano (Primitivo, Emocional y Racional), por ello, hace parte de la vida cotidiana de toda persona, quien consciente o inconscientemente, prefiere una silla de otra, un morral, una motocicleta, o un reloj; el Diseño rodea al hombre, lo define, cuenta una historia, asume una simbología, posee códigos que lo identifica dentro de determinado grupo social, acompaña sus rituales, se apropia de ellos, les da un valor y en algunos casos lo representa o simplemente le da gusto al gusto.

Finalmente, Colombia cuenta con un gran potencial en diseño (33 facultades de Diseño Industrial a nivel profesional y tecnológico), sin contar las facultades de Diseño Gráfico, disciplina que también cuenta con un espacio para productos provenientes del ejercicio profesional (Clase 32 de la Clasificación Internacional de Locarno: Diseño Gráfico, Interfaces Gráficas de Usuario IGU o GUI, en Inglés), además, 5 de las 10 mejores empresas para 2018 (Rankia Colombia), podrían innovar y competir con diseño, además de la manufactura y Artesanía colombiana (una de las más diversas y ricas del mundo) y cuyas manifestaciones cuentan con un descuento de hasta el 75% para la primera solicitud, en resumen, el Diseño Industrial está claramente inmerso en las “artes, los medios y las creaciones funcionales”, tal como lo define el libro “La Economía Naranja, una oportunidad infinita” (Buitrago, Duque, 2013), productos intelectuales que pueden llevar al país a convertirse en uno de los más prolíficos en cantidad y calidad de sus creaciones a nivel latinoamericano.

En cuanto a la pregunta inicial, de si fue primero el huevo o la gallina, la respuesta, tal vez, la tenga la empresa Huevos Oro Ltda. (Empaque 09008594) o la firma Frisby S.A. (Vaso 11086418), pero, mientras tal dilema se resuelve, se debe tener en cuenta que a la hora de comprar un producto con Diseño, habrá que preguntarse cuál de los tres, del cerebro “triúnico”, decidirá la compra.

Empaque de cartón

Empaque

Vaso

vaso

¿Le gustó este artículo? Suscríbase a nuestro boletín quincenal

* Campos requeridos