Superintendencia de Industria y Comercio

Top bar

Logo gov.co

Se encuentra usted aquí

chat bot

Tramites y servicios menu secundario

Lo que hay que saber de las Denominaciones de Origen

Por: Andrea del Pilar Mancera Rojas – Periodista Oscae SIC

Nuestra mente está en capacidad de generar una recordación especial para situaciones, olores, música, personas, sabores y productos que se relacionan con nuestra cotidianidad. Es por eso que palabras como Champagne, La Rioja, Café de Colombia, Tequila, Manchego, Alicante, Queso Paipa, entre otras, son familiares a la hora de escucharlas y siempre las relacionamos con un país, una región o una ciudad en especial. Esta precisamente es la importancia de una Denominación de Origen, además de designar un producto frente a los consumidores, se convierte en una identidad arraigada a un territorio que cuenta con factores naturales y humanos particulares que se reflejan en las características, calidades y reputación de los productos agrícolas o artesanales.

Hoy en día Colombia cuenta con 26 Denominaciones de Origen declaradas que designan productos agrícolas y artesanales, los cuales se han convertido en artículos reputados por sus calidades y características especiales, generadas por la zona geográfica donde se producen, incluyendo los factores naturales y humanos que inciden en su extracción, producción o elaboración.

Las Denominaciones de Origen son protegidas, entre otras razones, para preservar la idiosincrasia de una región, reconocer la importancia de sus productos, el saber hacer de sus pobladores y proteger a los consumidores a fin de evitar que resulten engañados y puedan reconocer fácilmente los productos reputados y característicos de las diferentes regiones.

Es por esto que para la Superintendencia de Industria y Comercio declarar la protección de Denominaciones de Origen tiene una importante connotación social y económica, ya que estos artículos ingresan al mercado con un sello que representa calidad, características especiales, reputación y sobre todo una fuerte identificación con una zona geográfica y sus pobladores. Así, los productos identificados con una Denominación de Origen son apetecidos por los consumidores por tener un valor agregado derivado de la tradición regional ligada a su producción que hace únicos a los productos y facilita su comercialización de manera fluida, apoyando el crecimiento económico y social para cada una de las zonas de origen.

Según la Decisión 486 “la declaración de protección de una denominación de origen se hará de oficio o a petición de quienes demuestren tener legítimo interés, entendiéndose por tales, las personas naturales o jurídicas que directamente se dediquen a la extracción, producción o elaboración del producto o los productos que se pretendan amparar”. Así mismo, se encuentran legitimadas para solicitar la declaración de protección las Asociaciones o entidades que represente a los productores, elaboradores, transformadores o extractores del producto que se pretenda identificar con la Denominación de Origen, así como las personas naturales o jurídicas que directamente se dediquen a la extracción, producción o elaboración del producto que quiere designar con la Denominación de Origen

Las Denominaciones de Origen también pueden ser solicitadas por autoridades estatales, departamentales o municipales, como alcaldías y gobernaciones, cuando se trate de denominaciones de origen de sus respectivas circunscripciones.

Se debe tener en cuenta, que la Superindustria es, en principio, la entidad encargada de autorizar el uso de las Denominaciones de Origen y puede delegar dicha función en una entidad pública o privada que represente los intereses de los beneficiarios. Por ejemplo, la Federación Nacional de Cafeteros tiene la facultad de autorizar el uso de las Denominaciones del Café de Colombia, Café de Nariño, Café de Cauca, Café del Huila, Café de Santander y Café de la Sierra Nevada.

Finalmente, debe resaltarse que las Denominaciones de Origen constituyen un derecho colectivo declarado en favor de los beneficiarios, de manera que su utilización favorece directamente a las comunidades, aportando a su desarrollo social y económico.



Última actualización: 
Miércoles, Mayo 24, 2017 - 14:58