Superintendencia de Industria y Comercio

Top bar

Logo gov.co

Se encuentra usted aquí

chat bot

Tramites y servicios menu secundario

Una Física/Ingeniera colombiana en Silicon Valley: Sylvia Flórez nos cuenta cómo es ser investigadora/inventora en el paraíso de la tecnología mundial

Por: Diana Mariño López - Editora Boletín Ruta PI - Periodista OSCAE - SIC

Perfil de Estudios

-Colegio Santa Francisca Romana – Bogotá, Colombia
-Universidad de Los Andes – Física, Ingeniería Eléctrica. Bogotá - Colombia
-Universidad de Maryland, College Park - Maestría y Doctorado en Ingeniería Eléctrica
(o M.Sc. y Ph.D. en Ingeniería Eléctrica)

Cargo laboral

Investigadora Científica en el área de desarrollo de medios magnéticos para tecnologías avanzadas de grabación magnética. Western Digital Corporation.


Actividades

Estudiamos los materiales utilizados en los medios en los que se graba la información contenida en los discos duros. Los mismos discos duros que hoy contienen la información en los centros de datos y en los “clouds”.

Las actividades se centran en la búsqueda y caracterización de materiales magnéticos que logren incrementar la densidad de área de los bits que contienen la información. Es decir, encontrar los materiales donde se pueda escribir y leer los bits más pequeños (del orden de nanometros) de información posible.

La colombiana Sylvia Flórez nos cuenta cómo es ser investigadora/inventora en el paraíso de la tecnología mundial. Foto: Cortesía Sylvia Florez Dronov

Como es típico de los centros de investigación, las actividades cambian día a día, junto con los retos y problemas. No hay tareas de rutina y lo más importante es afrontar los problemas con creatividad.

¿Qué significa trabajar como investigadora en el epicentro de la innovación tecnológica mundial?

Silicon Valley es un lugar excelente para la investigación si te apasiona la tecnología. No solo hay concentración de ingenieros, científicos y tecnólogos de alto nivel, sino que también es un lugar donde hay muchos recursos para la investigación. En algunas industrias hay colaboración con entidades académicas, y eso amplía aún más las capacidades de investigación. Hay cientificos/as e ingenieros/as de todas partes del mundo, incluyendo Colombia.

“Silicon Valley es un lugar excelente para la investigación si te apasiona la tecnología”. Foto: Cortesía Sylvia Florez Dronov.

Estar lejos de Colombia es siempre dificil y hay mucho que se extraña. Sin embargo, el trabajo es interesante y hay oportunidades de crecimiento profesional y personal, especialmente dada la gran diversidad cultural en la zona.

“En algunas industrias hay colaboración con entidades académicas, y eso amplía aún más las capacidades de investigación”

Siendo mujer, siendo colombiana, ¿cree que esas condiciones limitan en alguna medida las oportunidades de desempeño en el área de la ciencia y la tecnología?

Pienso que no hay limitación alguna para mujeres ni para hombres colombianos que deseen buscar oportunidades en ciencia y tecnología. Para una persona con interés en estas áreas, hay muchas oportunidades.

En cuanto a lo relacionado a género creo que desafortunadamente las disparidades en percepción y oportunidades son comunes a muchas culturas. El reconocimiento de esta realidad y de su origen, especialmente por parte de las mujeres, es el primer paso para erradicar la desigualdad.

No solo es una lucha a nivel político. Como educadoras, madres y modelos de vida a seguir, es importante y urgente que transformemos la percepción antígua como sexo “debil” e incapaz de ser creativo, por la de mujeres con poder de decisión y liderazgo.

Cuando las mujeres dejemos de cuestionarnos y de dudar de nuestras capacidades, será un paso decisivo para acabar con la disparidad.

En cuanto a Colombia, nos falta ampliar el acceso a la educación. En mi caso personal, tuve la oportunidad de asistir a un excelente colegio y universidad, pero necesitamos que muchas más personas puedan decir lo mismo.

No recuerdo situaciones en las que me haya sentido limitada por ser colombiana. Aunque existen personas con poca información que pueden relacionarnos con algún estereotipo, estas situaciones no son comunes, y menos en el ámbito académico o profesional norteamericano donde hay un alto nivel de educación y la aceptación a la diversidad cultural es amplia. Hoy más que nunca es necesario tener una mentalidad abierta para poder interactuar con personas de otros países. En esta época de globalización, esto es necesario aunque vivas en Colombia o afuera.

¿De qué manera influyó la educación recibida en la casa, el colegio y la universidad en Colombia?

Los padres son sin duda la influencia principal. La seguridad y confianza personal para perseguir sueños se forja temprano y proviene del amor de los padres. Los padres no solo enseñan con palabras, sino principalmente con ejemplo de vida. En mi caso, tuve la suerte de ver disciplina, responsabilidad, pasión en el trabajo y reconocimiento del enorme valor del conocimiento y de la educación. También vi el interés en conocer y vivir en otros países y la valentía necesaria para tomar esa decision.

El colegio también fue muy formativo y conocí mujeres excepcionales que hoy influyen en mi vida.

Lo más importante que me llevé del colegio se resume en la palabra INTEGRIDAD, sin lo cual no existe vida profesional exitosa.

En la universidad, claro, fue donde se generó mi interés por la ciencia y la ingeniería. Allí comencé a estudiar magnetismo, que ha sido el tema central de mi carrera. La Universidad de los Andes en las áreas de ciencia e ingeniería, que son las que conozco bien, está a la altura de las mejores universidades del mundo.

¿Qué valor agregado obtenido destaca de su experiencia de doctorado en la Universidad de Maryland?

La Universidad de Maryland en College Park es un muy buen lugar para estudiar. No solo por su excelente nivel académico, sino porque también ofrece una gran calidad de vida. La diversidad cultural, el acceso al arte, la cultura y el nivel académico son buenas razones para considerarla. Ademas, Washington D.C. está muy cerca y es una ciudad que tiene mucho que ofrecer. Pude asistir gracias al apoyo de Colfuturo.

Hace poco, una “pachita”, (como se les dice cariñosamente a las alumnas del Colegio Santa Francisca Romana de Bogotá), logró una beca para estudiar en el MIT, considerada la mejor universidad del mundo. Este hecho fue destacado en las noticias nacionales como un gran logro. ¿Cuál cree que es la razón por la que en Colombia son contados los casos como este de Carolina Ortega?

Desafortunadamente en Colombia nos falta ampliar muchisimo el acceso a la buena educación. Solo una pequeña fracción de la población recibe buena educación superior. Para esa fracción, es posible que algunas personas no consideren estas opciones por falta de información. Ahora con la globalización es importante que los jóvenes entiendan que las oportunidades para educación también son globales y que hay mucha información disponible en Internet.

Existen becas y alternativas de financiación. Antes de aplicar, es muy importante investigar y entender el perfil de estudiante que las instituciones buscan para lograr presentar una aplicación que logre la admisión.

Contando no solo con las diferencias en la preparación académica y con las condiciones para el desarrollo de innovación y tecnología que ha podido comparar entre Colombia y USA ¿Cree que hay algo relacionado con la actitud de las personas que influye en los resultados positivos?

Sí, pienso que las decisiones individuales están influenciadas en alguna medida por la cultura. Existe un estudio muy interesante por Geert Hofstede quien hizo un esfuerzo por cuantificar diferencias culturales en seis dimensiones[1] y en su estudio incluyó a Colombia. Claro, el objetivo en sí me parece casi imposible ya que las culturas evolucionan y al tratar de cuantificar, se llega a la generalización en la que no se representa a muchos individuos. Sin embargo, es interesante ver las diferencias que se vieron en este estudio y utilizarlo para introspección.

Algunas de estas dimensiones son, la “autocomplacencia”, la “evasión de la incertidumbre”, y la “distancia al poder”. La última se refiere a qué tanto la sociedad acepta las jerarquías de poder.

Para Colombia, Hofstede encontró alto índice de “autocomplacencia”. Esto en general es muy bueno porque está directamente relacionado con la felicidad, pero tambien puede contrarrestar la disciplina. Hofstede tambien encontró un alto índice de “evasión de la incertidumbre”, pero asumir riesgos es absolutamente necesario para lograr ciertos objetivos.

El estudio tambien encontró para Colombia un alto índice de “distancia al poder”. Este factor implica que la sociedad acepta muy bien las diferencias de poder. Esto es diferente en otros paises donde, por ejemplo, alguna parte de la sociedad puede visualizar a las personas con cargos políticos como servidores públicos y no símplemente como personas con mucho poder. Este índice alto se puede reflejar en el ámbito académico y profesional cuando una persona siente que no debe cuestionar sistemas, profesores, jefes o a cualquier persona en una situacion de poder. Personas con este índice bajo, tienen tendencia a liderar porque independientemente de su rol o cargo, se consideran con el poder de cuestionar y ejercer cambio.

Este tipo de estudios, como el de Geert Hofstede, es muy interesante y no solo nos pueden ayudar a entender el origen de ciertos comportamientos propios, sino también los de las personas con las que interactuamos.

Claro está que estas simples dimensiones no reflejan el comportamiento de muchos individuos, ni logran capturar la complejidad de una cultura. Sin embargo, no deja de ser un buen comienzo para debatir sobre la influencia de la cultura en las actitudes y comportamientos individuales.

¿Qué piensa de las patentes y qué representan profesional y personalmente?

Las patentes son muy importantes en la industria norteamericana. Se entiende la importancia de proteger la propiedad intelectual, especialmente cuando puede representar ganancia económica. Es un sistema complejo con aspectos positivos y negativos.

Pero dada la gran actividad de patentes a nivel internacional, es necesario fomentarla aún más en Colombia.

¿Es difícil combinar el rol de investigadora/inventora con el de mamá?

Es un estilo de vida bastante activo, pero muy bueno porque disfruto de las actividades relacionadas con ambos roles. Claro, hay momentos de cansancio y también momentos difíciles, pero ser mamá siempre toma prioridad.

Este estilo de vida laborioso no es específico a la investigación ni mucho menos, sino típico para todas las personas que trabajan y tienen familia. Ser organizado, práctico, saber utlizar los recursos existentes y utilizar el apoyo de la familia y amigos cuando es necesario, son cosas que ayudan mucho a manejar la situación.

En esta familia los roles de investigadores/inventores y padres importan y se disfrutan por igual. Foto: Cortesía Sylvia Florez Dronov.

En Colombia hay muchas mujeres investigadoras e inventoras, pero seguramente podrían ser muchas más. ¿Qué les aconsejaría que hicieran para lanzarse y lograr sus objetivos?

Los objetivos se logran con pasion, mucho trabajo y constancia, pero lo mas importante es no imponernos barreras mentales a lo que podemos lograr. Hay que reconocer las capacidades propias y saber que las posibilidades son muchas. Para encontrar las oportunidades, Internet es una gran herramienta, sin embargo, siempre aconsejo buscar mentores o personas que han logrado objetivos similares a los nuestros ya que son un recurso invaluable.

Los objetivos se logran con pasion, mucho trabajo y constancia, pero es muy importante no imponernos barreras mentales a lo que podemos lograr.

Referencias

[1] Geert Hofstede, Culture’s Consequences: Comparing Values, Behaviors, Institutions, and Organizations Across Nations. Second Edition, Thousand Oaks CA: Sage Publications, 2001.
Geert Hofstede, Gert Jan Hofstede and Michael Minkov, Cultures and Organizations: Software of the Mind. Revised and Expanded 3rd Edition. McGraw-Hill 2010.


Última actualización: 
Miércoles, Junio 14, 2017 - 15:11