Superintendencia de Industria y Comercio

Top bar

Logo gov.co

Se encuentra usted aquí

chat bot

Tramites y servicios menu secundario

‘Brick’, una forma radical de proteger la propiedad industrial

Colaboración de: Rafael Hinestroza Escobar - Diseñador visual y web 

En una era de la información tan competida y diseminada como la nuestra, a diario proliferan nuevas marcas de productos y servicios dirigidos a consumidores en general o a grupos objetivos especializados de todos los niveles socioeconómicos, tanto a escala local como global. 

Uno de los sectores ejemplo de la competencia acérrima es el automotor. Día a día los cerebros de los diseñadores, quienes trabajan (durante años) constante y conjuntamente con los ingenieros, productores y distribuidores crean nuevas formas, colores, sonidos y texturas que, unificadas con aquellas piezas mecánicas milimétricamente elaboradas, se agrupan dentro de una coraza sobrepuesta a un chasis con cuatro ruedas, para finalmente ofrecer al consumidor uno de los objetos más deseados por los seres humanos: un modelo único de automóvil.

Ver algunos de estos diseños espectaculares nos seduce al punto que podemos imaginar cómo sería si estuvieran en nuestras manos, si los tuviéramos todos y cada uno de ellos en nuestros garajes sin escatimar precios o disponibilidades. 

Sin embargo, existe un riesgo titánico al que los fabricantes se enfrentan: estar sujetos al plagio de los diseños por parte de la competencia en cualquier escala, en un porcentaje considerable que puede representar pérdidas y frustraciones por aquello que podría o pudo ser un gran producto. Aún así poco o nada nos percatamos de que estos sucesos ocurren a diario, y que esas máquinas que van desde A hasta B por las calles de nuestra ciudad pasaron por un proceso de innovación y desarrollo bastante riguroso antes de exhibirse en los concesionarios y luego rodar sobre los varios kilómetros de pavimento.

Foto: Ford Authority

Es cierto que los fabricantes de automóviles necesitan probar sus prototipos fuera de las pistas privadas y sobre entornos reales como el asfalto citadino para descartar cualquier anomalía y, simultáneamente, descubrir nuevas formas de potencializar sus características, pues así sus ganancias corresponderán a las exigencias que los insaciables consumidores tienen, y que por ende influirán en su decisión de compra. Pues el hecho de llevar a casa una máquina que refuerce su estilo de vida tanto en proporción de su felicidad como el alivio de sus necesidades, y sobre todo, que no arriesgue sus vidas, es todo un logro para quienes drenan sus cerebros y energías durante todo el proceso creativo y de producción de un vehículo.

Para proteger los diseños, Marco Porceddu, un ingeniero de prototipos que trabaja para Ford, creó un sistema de ‘camuflaje’ urbano denominado como ‘Brick’ (bloque, ladrillo en inglés), que impide que se revelen en imágenes detalles trascendentales del modelo y la serie al que un nuevo prototipo corresponde antes de lanzarse al mercado, pues los ojos curiosos (y espías) o cualquiera que tenga una cámara a su alcance, podrían dañar el nivel de impacto del nuevo vehículo y, en el peor de los casos, representar un alto riesgo para la propiedad intelectual e industrial beneficiando a la competencia y afectando meses o años de trabajo y por consiguiente, las utilidades económicas de la compañía productora de dicho prototipo. 
 

Foto: Gizmodo

Nota relacionada: Fotógrafos espía pueden haber capturado una Ford Ranger Raptor. Fuente: Ford Authority (en inglés).

¿En qué consiste?

Algunos dirán que ese camuflaje no oculta para nada al vehículo y tienen razón, porque no se trata de hacerlo invisible en su totalidad. Como lo narra el siguiente video (Ford Europe, 2016), se trata más bien de un patrón de texturas cilíndricas sobrepuestas entre sí e impresas en  papel adhesivo que dan la ilusión óptica de 3 dimensiones, las cuales, tras ser observadas por un tiempo impiden que tanto nuestros ojos como los lentes de las cámaras puedan enfocar detalles relevantes de diseño del vehículo, logrando que en nuestras memorias (cerebrales y SD) solamente haya registro de un mero objeto andante desenfocado y que a causa de la refracción de la luz, exagerando un poco, nos hagan pensar que nuestros ojos nos engañan o nos fallan. 

El siguiente video (en inglés) nos muestra los pasos a seguir para lograr este patrón de formas:

Referencias

FORD EUROPE,  publicado el 5 oct. 2016. Recuperado de: https://www.youtube.com/watch?v=r4T0_SqQPyc&feature=youtu.be
Rae Johnston, Ford's 3D Camouflage Means Your Camera Can't Focus On Its Secret Test Cars. Publicado el 13 de diciembre de 2016 en:
https://www.gizmodo.com.au/2016/12/fords-3d-camouflage-means-your-camera...
Aaron Brzozowski, See Ford’s New ‘3D Brick’ Prototype Camouflage In Motion: Video Publicado el 05 de octubre de 2016 en:
http://fordauthority.com/2016/10/see-fords-new-3d-brick-prototype-camouf...
Mich Dearborn, The science of Subterfuge: how Ford uses modern camouflage to hide in plain sight. Publicado el 05 de octubre de 2016 en:
https://media.ford.com/content/fordmedia/fna/us/en/news/2016/02/25/how-f...



Última actualización: 
Jueves, Julio 13, 2017 - 11:33