Superintendencia de Industria y Comercio

Top bar

Logo gov.co

Se encuentra usted aquí

chat bot

Tramites y servicios menu secundario

"No hay mayor poder transformador que el corazón de una mujer": Jineth Bedoya

Por: Andrea del Pilar Mancera Rojas. Editora Ruta PI

El 25 de mayo de 2000 fue quizá el peor día de la vida de la periodista Jineht Bedoya, quien después de 18 años de su secuestro se ha convertido en una inspiración latente para las mujeres colombianas que han sido vulneradas en sus derechos fundamentales.

Es por esto, que esta fecha se ha convertido en un hito ya que Colombia es el único país en el mundo en conmemorar el “Día Nacional para dignificar a las víctimas de violencia sexual”, mediante Decreto expedido por el Presidente Juan Manuel Santos. Cada año se realiza un evento representativo en diferentes ciudades del país y para esto, la periodista decidió registrar la marca “Festival por la vida de las mujeres”. 

Jineth ha logrado superar este duro momento y ahora, como ella misma afirma, celebra estar viva a través de una campaña social denominada “No es hora de callar” que fue creada para ser la voz de las mujeres que no pueden hablar. Este eslogan ya es marca y está presente en la mente de los colombianos gracias al esfuerzo de esta periodista que considera que “no hay mayor poder transformador que el corazón de una mujer”.

Jineth Bedoya nos cuenta cómo surgió la necesidad de registrar sus marcas ante la Superintendencia de Industria y Comercio, y envió un mensaje a las mujeres innovadoras que quieren surgir como núcleo de una sociedad.


¿Quién es Jineth Bedoya?

Periodista bogotana, se desempeña como subdirectora de El Tiempo. Se ha caracterizado por el cubrimiento de temas judiciales en diferentes medios de comunicación. 

Ha sido galardonada con el Premio CJFE de la Asociación de Periodistas Canadienses para la Libre Expresión, también su labor fue exaltada por la Fundación Internacional de Mujeres en los Medios. Así mismo, recibió el Premio Internacional a las Mujeres de Coraje, entregado por el Departamento de Estado de EE.UU., y el 8 de marzo el Premio Anne Klein en Alemania.