CONVENCIÓN BOLIVARIANA SOBRE PATENTES, 1911 CONVENCIÓN BOLIVARIANA SOBRE PATENTES DE INVENCIÓN, FIRMADA EN CARACAS EN 1991 EL 18 DE JULIO

ARTíCULO 1o. Todo el obtenga patente o privilegio de invención, por primera vez, en algunos de los Estados signatarios, disfrutará en los demás de los derechos de inventor, si en el término máximo de dos años hiciese registrar su patente en la forma determinada por las leyes del paí­s en que pidiese su reconocimiento.

ARTíCULO 2o. El número de años del privilegio será el que fijen las leyes del paí­s en que se pretenda hacerlo efectivo.

ARTíCULO 3o. Se considera invención o descubrimiento, para los efectos de este acuerdo, un nuevo modo, aparato mecánico o manual, que sirva para fabricar productos industriales; el descubrimiento de un nuevo producto industrial y la aplicación de medios perfeccionados con el objeto de conseguir resultados superiores a los ya conocidos.

No podrán obtener patentes ni registrarse las ya obtenidas:

1) Cuando las invenciones o descubrimientos a que se refieran ya hubiesen tenido publicidad en alguno de los Estados signatarios, o en otros que no estén obligados por este acuerdo.

2) Cuando las invenciones o descubrimientos sean opuestos a la higiene pública, según las leyes del paí­s donde las patentes de invención hayan de expedirse o reconocerse.

ARTíCULO 4o. El derecho del inventor comprende la facultad de disfrutar de su invención o de transferirla a otros.

ARTíCULO 5o. Las responsabilidades civiles y criminales en que incurran los que dañen el derecho de inventor, se perseguirán y penarán con arreglo a las leyes del paí­s en que se haya ocasionado el perjuicio.

Las naciones signatarias se comprometen a mantener en su legislación una pena contra violadores de este derecho.

1.8 Tratado de amistad en Bolivia de 1991.- Firmado en la Paz el 19 de marzo de 1911.- Aprobado por la ley 46 de 1912.- Canjeadas las ratificaciones en La Paz el 20 de diciembre de 1912. (Germán Cavalier,Tratados de

ARTíCULO 11.- Mientras no se celebre un tratado de comercio entre las dos naciones, cada una de éstas hará a la otra las concesiones que hiciere a la nación que en sus relaciones mercantiles fuese mas favorecida

1.9 Tratado para el desarrollo de las relaciones comerciales con suecia de 1928.- Firmado en Londres el 9 de marzo de 1928.- Probado por la Ley 58 de 1928.- Canjeadas las ratificaciones en Londres el 10 de enero de 1929. -Promulgado por Decreto 462 de 1929.

ARTíCULO 2o. - Los nacionales, productos, naví­os y barcos de cada una de las latas partes contratantes gozarán en especial en el territorio de la otra de las facilidades y favores siguientes:

a) Los nacionales que uno de los dos paí­ses serán incondicionalmente tratados en el otro, en lo que toca a la protección de sus personas y de sus bienes, el ejercicio del comercio, de la navegación y de la industria, el derecho de poseer y adquirir bienes muebles e inmuebles y disponer de ellos, lo mismo que en lo relativo a la obligación de pagar impuestos, tributos y contribuciones, de cualquier naturaleza que sean, en pie de igualdad con los nacionales de la nación mas favorecida.

b) Los productos del suelo y de la industria de uno de los paí­ses, gozarán en el otro incondicionalmente y desde todos los puntos de vista de las mismas facilidades y favores que los productos similares de la nación más favorecida. Este tratamiento se aplicará en especial en todo lo que concierne a derechos de aduanas y otros tributos y contribuciones, lo mismo que en lo relativo a las prohibiciones de importación, a la aplicación de dichas prohibiciones y a todas las condiciones y prescripciones referentes a la importación de mercaderí­as, inclusive la producción de certificados de origen y de facturas consulares, los derechos debido por legalización de esos documentos y todas las formalidades y disposiciones relativas a ellos.

1.10 Tratado de comercio y navegación con Dinamarca de 1929. Firmado en Londres el 21 de junio de 1929. Aprobado por la ley 53 de 1930.- Canjeadas las ratificaciones el 22 de octubre de 1931. (Germán Cavilar, Tratado de Colombia, Tomo 2, 1911.- p.569)

ARTíCULO 1o.- Cada una de las altas partes contratantes se compromete a aplicar respecto de la otra, en todo lo que se refiere a los derechos de sus ciudadanos, al tratamiento de las mercancí­as de importación, exportación y tránsito, lo mismo que lo relativo a la navegación, el principio del tratamiento de la nación más favorables.

ARTíCULO 2o.- Los nacionales, productos, naví­os y barcos de cada una de las altas partes contratantes gozarán en especial en el territorio de la otra de las facilidades y favores siguientes:

a) Las nacionales de uno de los paí­ses serán incondicionalmente tratados en el otro, en lo que toca a la protección de sus personas y de sus bienes, al ejercicio del comercio, de la navegación, y de la industria, al derecho de adquirir y poseer bienes inmuebles y disponer de ellos, lo mismo que lo relativo a la obligación de pagar impuestos, tributos y contribuciones, de cualquier naturaleza que sean, en un pie de igualdad con las nacionales de la nación más favorecidas.

b) Los productos del suelo y de la industria de una de los dos paí­ses gozarán en el otro, incondicionalmente y desde todos los puntos de vista, de las mismas facilidades y favores que los productos similares de la nación más favorecida. Este tratamiento se aplicará en especial en todo lo que concierne a derechos de aduana y otros tributos y contribuciones, lo mismo que en lo relativo a las prohibiciones de importación, a la aplicación de dichas prohibiciones y a todas las condiciones y prescripciones referentes a la importación de mercancí­as, inclusive la producción de certificados de origen y de facturas consulares, los derechos debidos por la legalización de esos documentos y todas las disposiciones y formalidades relativas a ellos.