Concepto 02079403 del 19 de Septiembre de 2002

Bogotá, D.C.

010/

 

Asunto             Radicación       02079403         
                        Trámite 113
                        Actuación         440
                        Folios              003

Estimada señora:

Damos respuesta a la petición contenida en su comunicación radicada en esta Entidad bajo el número de la referencia para informarle que, de acuerdo con la normatividad vigente, no se ha emitido ningún concepto que específicamente se refiera al caso de prendas que son abandonadas en las lavanderías. No obstante lo anterior es preciso señalar que, las normas especiales vigentes sobre contratos de prestación de servicios que suponen la entrega de un bien no contienen disposiciones en relación con la conducta que debe asumir el prestador del servicio cuando quien lo contrató no acude a reclamar el bien. Por lo anterior, en criterio de esta Superintendencia, es preciso remitirse a las normas generales que contemplan algunos mecanismos procesales aplicables a la situación planteada. Lo anterior si se tienen en cuenta los siguientes argumentos:

1. Contratos de prestación de servicios que suponen la entrega de un bien

De conformidad con lo establecido en el artículo 39 del decreto 3466 de 1982 - Estatuto de Protección del Consumidor, todo contrato de prestación de servicios que suponga o exija la entrega del bien respecto del cual se desarrollará la actividad objeto de la prestación de servicios, está sometido a las normas que el mismo artículo contiene, las cuales según el mismo son de orden público y por lo tanto irrenunciables, [1] a saber:

• El prestador del servicio debe expedir un recibo del bien en el cual debe mencionarse la fecha en que se recibe, el nombre del propietario o de quien lo entrega, la identificación del bien, la clase de servicio que se obliga a prestar y el valor del mismo, la fecha de devolución, las sumas que se abonan como parte del precio y el término de la garantía que otorga.

• El prestador del servicio asume la custodia y conservación adecuada del bien dejado en depósito y,  por lo tanto, de la integridad de los elementos que lo componen así como la de sus equipos anexos o complementarios, si los tuviere.

• Si el usuario ha suministrado los elementos o materiales necesarios para la prestación del servicio, su calidad está excluida de la garantía que otorga el prestador del servicio.

• Al vencimiento del plazo indicado en el recibo, el prestador del servicio debe devolver el bien, independientemente de si ha cumplido con la prestación del servicio contratado. Si el servicio no se ha prestado, el usuario tiene derecho a que se le reintegren las sumas que por concepto de prestación del mismo había abonado al precio.

Es preciso anotar que el referido artículo 39 del decreto 3466 de 1982 se complementa con las disposiciones contenidas en el capítulo cuarto del título II de la circular externa 10 de 2001 de la Superintendencia de Industria y Comercio (circular única) y se reitera que, al vencimiento del plazo indicado en el recibo, deberá procederse a la devolución del bien.

De las disposiciones anteriores concluimos, para efectos de resolver el problema planteado que, el prestador del servicio recibe el bien sobre el cual recae la prestación del mismo a título de depósito, obligándose a devolverlo en la fecha que se ha indicado en el recibo, lo cual conlleva entonces, a cargo de quien contrata la prestación del servicio, la obligación de acudir en la fecha prevista a reclamar el bien.

Una vez claro lo anterior y anotando que, no existe disposición especial relativa a este tipo de contrato de prestación de servicios que señale la conducta que debe asumir su prestador cuando al vencimiento del plazo señalado en el recibo, el bien no haya sido reclamado, en criterio de esta Superintendencia debe acudirse a las normas generales que contemplan mecanismos procesales aplicables a este caso, como son: [2]

1.1. Pago por consignación

Como ya quedó claro, el prestador del servicio recibe el bien a título de depósito, razón por la cual a la situación planteada le son aplicables las normas que sobre este contrato contienen el código de comercio y el código civil, cuando quiera que el primero no contenga disposiciones aplicables directamente o por analogía. [3]   Atendiendo a lo anterior, nos remitimos al artículo 2252 del código civil en virtud del cual, el prestador del servicio puede exigirle al depositante que disponga del bien una vez se cumpla el término estipulado para la duración del depósito, el cual sería en este caso, el indicado en el recibo.

Para efectos de lo anterior señala el mismo artículo que, si el depositante no dispone voluntariamente de la cosa, una vez vencido el término estipulado, el depositario, en este caso, el prestador del servicio, podrá consignarla a expensas del depositante, debiendo cumplir para ello con las formalidades legalmente establecidas. Es preciso indicar que el artículo 1657 define la consignación como el depósito de la cosa que se debe, hecho a virtud de la repugnancia o no comparecencia del acreedor a recibirla y con las fomalidades necesarias, en manos de una tercera persona y que los artículos siguientes contienen algunas reglas aplicables a esta forma de efectuar el pago. Por su parte, el artículo 408 del  código de procedimiento civil señala que el trámite que debe seguirse para efectos del pago por consignación es el del proceso abreviado. Posteriormente, el artículo 420 del mismo código señala algunas reglas procedimentales especiales que rigen el procedimiento para el pago por consignación y reafirma que también deben seguirse para el efecto las disposiciones contenidas en los artículos 1656 y siguientes del código civil.

1.2. Proceso ejecutivo

Si como ya se dijo, es obligación de quien contrata la prestación del servicio reclamar el bien que para tal efecto ha dejado en deposito al prestador del mismo, se concluye que cuando no lo reclama al vencimiento del término establecido en el recibo, se configura el incumplimiento de una obligación de hacer, el cual podría facultar al prestador del servicio para exigir al depositante (quien contrató el servicio) a través de un proceso ejecutivo, cuyo título ejecutivo sería el recibo, el retiro del bien. Para efectos de lo anterior, deberán seguirse las prescripciones contenidas en el título XXVII del código de procedimiento civil.

En los anteriores términos damos respuesta a su consulta con el alcance previsto en el artículo 25 del código contencioso administrativo.

Para mayor información sobre el desarrollo de nuestras funciones y de las normas objeto de aplicación por parte de esta entidad, puede consultar nuestra página de internet www.sic.gov.co. En la pestaña de Normatividad, encontrará todos los conceptos emitidos por esta Superintendencia y podrá servirse del Índice Temático de normas y conceptos.

Atentamente,

MARIANA CALDERÓN MEDINA

Jefe Asesora de la Oficina Jurídica



[1] REPUBLICA DE COLOMBIA, MINISTERIO DE JUSTICIA. Hermenéutica Jurídica - Curso para Jueces de la República. Escuela Judicial Rodrigo Lara Bonilla. Pág. 38. "Leyes imperativas.- Son aquellas que imponen al ciudadano de manera absoluta, y no pueden derogarse o modificarse por acuerdo de los particulares. La razón es que ostentan caracteres de orden público."

[2] Superintendencia de Industria y Comercio, conceptos 01038192 de 27 de julio de 2001 y 01078231 de 26 de octubre de 2001.

[3] Código de comercio, artículos 1 y 2.

 

 

Ir atrásIr arriba